lunes, 29 de julio de 2013

ANSIEDAD






ANSIEDAD

Las manifestaciones sintomatológicas de la ansiedad son muy variadas y pueden clasificarse en diferentes grupos:

Físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, "nudo" en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad. Si la activación neurofisiológica es muy alta pueden aparecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

De conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, etc.

Intelectuales o cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.

Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

No todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica y/ o psicológica, se muestra más vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas. 

Psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o des-personalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. En casos más extremos, temor a la muerte, la locura, o el suicidio.

El hambre ha dejado de ser la única razón para comer. Hoy en día, es Ampliamente conocido que los aspectos psicológicos influyen también en el sobrepeso y en cómo nos alimentamos.

Ya no se trata sólo de comprender qué comemos sino porqué comemos de determinada manera, o cuáles son las razones que llevan a la sobrealimentación.

Según Isabel Larraburu, psicoterapeuta y miembro de la Sociedad Catalana de Medicina Psicosomática, las razones emocionales y psicológicas con frecuencia subyacen en los problemas de obesidad.

Pero así como las dietas no deben ser las mismas para todo el mundo, los aspectos psicológicos que conducen a sobrealimentarse también son diversos y así deben contemplarse.

Para encontrar soluciones a los problemas y trastornos relacionados con la alimentación, la medicina psicosomática es una alternativa distinta y exitosa.


Los especialistas de la Sociedad Española de Medicina Psicosomática aseguran que existen muchos pacientes cuyas enfermedades no son causadas de modo exclusivo por factores orgánicos, sino que su proceso patológico no es más que el reflejo de un sufrimiento psíquico, emocional, afectivo, personal o social.

Los trastornos de la conducta alimentaria son una de las patologías psicosomáticas más frecuentes.

De acuerdo con Larraburu, estar siempre a dieta tiene sus efectos secundarios: cuando las personas se liberan por un día, suelen arrasar con todo; cuando están deprimidas o nerviosas, también.


Por otro lado, hay gente que nunca disfruta de la comida, porque come con remordimiento o culpa. 

Por ello, la especialista ofrece 6 recomendaciones para comer mejor:

  • No hacer dietas demasiado restrictivas. El hambre y el remordimiento llevan a comer “lo prohibido” y en cantidades mayores de lo normal.
  • Comer muy despacio, intercalando pausas de hasta 5 minutos entre platillos. Esto ayuda a recuperar nuevamente la saciedad. Coma menos y se sentirá satisfecho.
  • Espere unas tres horas sin comer. Ordene su día comiendo algo cada tres horas, pero siempre en el mismo horario. Esto ayuda a recuperar el hambre saludable.
  • Caminar unos 45 minutos diarios a marcha rápida. Esto activa la tasa metabólica, el cuerpo vuelve a quemar calorías y, aunque esté en reposo, seguirá quemándolas.
  • No tenga nada prohibido en su dieta porque puede desarrollar un ansia desbordada de comerlo.
  • Planifique una alimentación saludable en la que haya hidratos de carbono (pastas, patatas, legumbres y pan) en una cantidad del 40 por ciento como mínimo.
 Recuerda que de tus problemas emocionales y psicológicos también depende tu peso.

Fuentes: Actitud Fem, Clinicadeansiedad.com

En nuestro laboratorio Lab. Nale hemos creado un producto para ayudarte con estos trastornos ya que actúa como regulador de tu sistema cerebral.  Ademas tenemos una amplia linea de productos relacionados.


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.


Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html






martes, 23 de julio de 2013

HUESOS, MUSCULOS Y ARTICULACIONES



Cada vez que caminamos, practicamos un deporte, nos sentamos, o realizamos un movimiento, utilizamos los huesos, los músculos y las articulaciones. Sin estas importantes partes del cuerpo, no podríamos ponernos de pie, caminar, correr ni siquiera sentarnos.

El esqueleto proporciona apoyo y estructura al cuerpo. Las articulaciones son las áreas en donde se unen los huesos y proporcionan la flexibilidad al esqueleto para el movimiento. En una articulación, los huesos no tienen contacto directo entre sí, sino que están amortiguados por cartílagos, membrana sinovial alrededor de la articulación y líquido.

Los músculos proporcionan la fuerza y la resistencia para mover el cuerpo. La coordinación, aunque dirigida por el cerebro, resulta afectada por cambios en los músculos y en las articulaciones. Los cambios en músculos, articulaciones y huesos afectan la postura y la marcha y llevan a debilidad y lentitud en los movimientos.


CAMBIOS POR EL ENVEJECIMIENTO

La masa o densidad ósea se pierde a medida que las personas envejecen, especialmente en las mujeres después de la menopausia, ya que los huesos pierden calcio y otros minerales.

La columna está conformada por huesos llamados vértebras y entre cada hueso se encuentran unos cojines de aspecto gelatinoso (discos intervertebrales). El tronco se vuelve más corto a medida que los discos pierden líquido en forma gradual y se hacen más delgados.

Además, las vértebras pierden parte de su contenido mineral, haciendo que cada hueso sea más delgado. La columna vertebral se vuelve curva y comprimida (apretada). Los espolones óseos, provocados por el proceso de envejecimiento y el uso general de la columna vertebral, también se pueden formar en las vértebras.

Los arcos del pie se vuelven menos pronunciados, lo que contribuye a una pérdida ligera de estatura.

Los huesos largos de los brazos y las piernas, a pesar de ser más frágiles debido a la pérdida mineral, no cambian de longitud. Esto hace que los brazos y las piernas se vean más largos al compararlos con el tronco acortado.

Las articulaciones se vuelven más rígidas y menos flexibles. El líquido dentro de ellas puede disminuir y el cartílago puede empezar a friccionarse y a erosionarse. Los minerales se pueden depositar en algunas articulaciones y a su alrededor (calcificación), lo cual es común en el hombro.

Las articulaciones de la cadera y de la rodilla pueden comenzar a perder cartílago articular (cambios degenerativos). Las articulaciones de los dedos pierden cartílago y los huesos se adelgazan ligeramente. Los cambios en las articulaciones de los dedos son más comunes en las mujeres y pueden ser hereditarios.

Por lo general, algunas articulaciones como el tobillo, cambian muy poco con el envejecimiento.

La masa corporal magra disminuye, a causa en parte de la pérdida del tejido muscular (atrofia). La proporción y el grado de los cambios musculares parecen estar determinados genéticamente. Los cambios musculares empiezan, con frecuencia, a los 20 años en los hombres y a los 40 en las mujeres.

La lipofuscina (un pigmento relacionado con la edad) y la grasa se depositan en el tejido muscular. Las fibras musculares se encogen. El tejido muscular es reemplazado de una manera más lenta y el tejido muscular perdido puede ser reemplazado por tejido fibroso duro. Esto es más notorio en las manos, que pueden aparecer delgadas y huesudas.

Los cambios en el tejido muscular, combinados con los cambios en el sistema nervioso por el envejecimiento normales, hacen que los músculos tengan menos tono y capacidad para contraerse. Los músculos se pueden volver rígidos con la edad y pueden perder tono, incluso con ejercicio regular.


Los huesos y sus funciones:

De pies a cabeza, los huesos proporcionan sostén a nuestro cuerpo y ayudan a darle forma. 
El cráneo nos protege el cerebro y nos conforma la cara. 
La médula espinal, un canal de intercambio de mensajes entre el cerebro y el cuerpo, está protegida por la columna vertebral o espina dorsal.
Las costillas forman una cámara que alberga el corazón, los pulmones, el hígado y el bazo.
Y la pelvis ayuda a proteger la vejiga, los intestinos y, en las mujeres, los órganos reproductores.

Aunque son muy ligeros, los huesos son lo suficientemente fuertes para soportar todo nuestro peso.



El esqueleto humano consta de 206 huesos, que empiezan a desarrollarse antes del nacimiento. Inicialmente, cuando el esqueleto se empieza a formar, está compuesto de cartílago flexible, pero en pocas semanas comienza el proceso de osificación. La osificación consiste en que el cartílago es sustituido por duros depósitos de fosfato de calcio y elástico colágeno, los dos principales componentes de los huesos. Este proceso se completa en aproximadamente 20 años.

Los huesos de niños y adolescentes son más pequeños que los de los adultos y contienen "cartílago de crecimiento", también conocido como "placa de crecimiento" o "placa epifisaria". Estas placas están compuestas por columnas de células cartilaginosas que se multiplican, creciendo en longitud y convirtiéndose, más adelante, en hueso mineralizado y duro. Estas placas de crecimiento son fáciles de detectar en las radiografías. Dado que las niñas maduran antes que los niños, sus placas de crecimiento se transforman en hueso duro a una edad más temprana.


Huesos en proceso de crecimiento:

La construcción de los huesos continúa durante toda la vida, ya que el cuerpo renueva y reconstruye constantemente al tejido vivo de los huesos. Los huesos contienen tres tipos de células: los osteoblastos, que conforman hueso nuevo y ayudan a reparar las lesiones óseas; los osteocitos, que transportan nutrientes y productos de desecho desde y hacia los vasos sanguíneos en los huesos, y los osteoclastos, que rompen el hueso y ayudan a esculpirlo y a darle forma.

Los osteoclastos son sumamente activos en niños y adolescentes, trabajando en los huesos conforme se van remodelando durante el proceso de crecimiento. También desempeñan un papel importante en la reparación de fracturas.

Los huesos están compuestos por calcio, fósforo, sodio y otros minerales, así como por la proteína colágeno. El calcio es necesario para que los huesos sean duros, lo que les permite soportar el peso corporal. Los huesos también almacenan calcio y lo liberan al torrente sanguíneo éste cuando es necesario en otras partes del cuerpo. Las cantidades de ciertas vitaminas y minerales que ingerimos, en especial la vitamina D y el calcio, afectan directamente a la cantidad de calcio almacenada en nuestros huesos.

La esponjosa médula ósea que se encuentra en el interior de muchos huesos es el lugar donde se fabrican la mayoría de las células sanguíneas. La médula ósea contiene células madre, que producen todos los glóbulos rojos y plaquetas del organismo, así como algunos tipos de glóbulos blancos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a los tejidos del cuerpo y las plaquetas ayudan a coagular la sangre cuando una persona se hace un corte o una herida. Los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a luchar contra las infecciones.


Los huesos están compuestos por dos tipos de material:

El hueso compacto es la parte sólida, dura y externa del hueso. Tiene el aspecto del marfil y es sumamente resistente. En su interior hay orificios y canales, que llevan vasos sanguíneos y nervios desde el periostio, la membrana que recubre el hueso, hasta las partes internas.

El hueso esponjoso, que, como indica el término, se parece a una esponja, se encuentra en el interior del hueso compacto. Está formado por una especie de red, similar a una malla, compuesta por diminutos trozos de hueso denominados trabéculas. Los espacios de esta red están llenos de médula roja, que se encuentra principalmente en los extremos de los huesos, y de médula amarilla, compuesta prioritariamente por grasa.

Los huesos están sujetos a otros huesos mediante largas tiras fibrosas, denominadas ligamentos. El cartílago, una sustancia flexible y elástica que recubre las articulaciones, sostiene los huesos y los protege en las partes donde friccionan entre sí.
Los músculos y qué hacen


Los huesos no trabajan solos: necesitan la ayuda de los músculos y las articulaciones. Los músculos tiran de las articulaciones, lo que nos permite movernos. También ayudan al cuerpo a desempeñar otras funciones para que pueda crecer y mantenerse fuerte, tales como masticar alimentos y transportarlos a través del sistema digestivo.

El cuerpo humano tiene más de 650 músculos, que constituyen la mitad del peso corporal de una persona. Están conectados a los huesos mediante tejidos duros y resistentes, similares a los cordones, denominados tendones, que permiten que los músculos tiren de los huesos. Si usted mueve los dedos de la mano, podrá ver el movimiento de los tendones del dorso de la mano mientras hacen su trabajo.


Los seres humanos disponemos de tres tipos de músculos:

Los músculos esqueléticos están unidos a los huesos, principalmente en las piernas, los brazos, el abdomen, el pecho, el cuello y la cara. Los músculos esqueléticos se conocen como "estriados" porque están compuestos por fibras que poseen franjas o estrías horizontales cuando se ven al microscopio. Estos músculos mantienen unido al esqueleto, dan forma al cuerpo y lo ayudan en los movimientos cotidianos (también se denominan "músculos voluntarios", porque podemos controlar conscientemente sus movimientos). Se pueden contraer (acortar o tensar) rápida y enérgicamente, pero se cansan fácilmente y deben descansar entre esfuerzos.

Los músculos lisos o involuntarios también están formados por fibras, pero este tipo de músculos tiene un aspecto liso en vez de estriado. Generalmente, no podemos controlar conscientemente los músculos lisos, sino que están automáticamente controlados por el sistema nervioso (motivo por el que reciben el nombre de "involuntarios"). Las paredes del estómago y los intestinos son ejemplos de músculos lisos, que ayudan a descomponer los alimentos y a trasportarlos por el sistema digestivo. También hay músculos lisos en las paredes de los vasos sanguíneos, encargados de comprimir el flujo sanguíneo que pasa a través de ellos para ayudar a mantener la tensión arterial. Los músculos lisos tardan más en contraerse que los esqueléticos, pero pueden permanecer contraídos durante más tiempo porque no se cansan tan fácilmente.

El músculo cardíaco se encuentra en el corazón. Las paredes de las cavidades cardíacas están formadas prácticamente en su totalidad por fibras musculares. El músculo cardíaco también es un músculo de tipo involuntario. Sus contracciones, rítmicas y fuertes, expulsan la sangre del corazón mientras late.


Nuestros imparables músculos

Incluso cuando estamos sentados y completamente quietos, hay músculos de nuestro cuerpo que están en constante movimiento. Los músculos permiten que el corazón lata, que el tórax se expanda y se contraiga mientras respiramos y que los vasos sanguíneos ayuden a regular la tensión arterial y el flujo sanguíneo por todo el cuerpo. Cuando sonreímos o hablamos, los músculos nos ayudan a comunicarnos, y cuando hacemos ejercicio, nos ayudan a mantenernos sanos y en una buena forma física.

Los movimientos que realizan nuestros músculos están coordinados y controlados por el cerebro y el sistema nervioso. Los músculos involuntarios están controlados por estructuras que se encuentran en las profundidades del cerebro y la parte superior de la médula espinal, denominada "tronco encefálico". Los músculos voluntarios están controlados por una parte del cerebro conocida como corteza cerebral motora y el cerebelo.

Cuando usted decide moverse, su corteza motora envía una señal eléctrica a través de la médula espinal y los nervios periféricos a los músculos, haciendo que estos se contraigan. La corteza motora de la parte derecha del cerebro controla los músculos de la parte izquierda del cuerpo y viceversa.

El cerebelo coordina los movimientos musculares ordenados por la corteza motora. Los sensores de músculos y articulaciones envían mensajes de retroalimentación a través de los nervios periféricos para indicar al cerebelo y a otras partes del cerebro dónde y cómo se está moviendo el brazo o la pierna y en qué posición se encuentra. Esta retroalimentación permite un movimiento fluido y coordinado. Si queremos levantar un brazo, el cerebro envía un mensaje a los músculos del brazo y éste se mueve. Cuando corremos, se implican una mayor cantidad de mensajes cerebrales porque muchos músculos deben trabajar al unísono.

Los músculos mueven las partes del cuerpo contrayéndose y relajándose. Los músculos pueden tirar de los huesos, pero no pueden empujarlos nuevamente hacia la posición original. Por ello, trabajan en pares de flexores y extensores. El flexor se contrae para doblar una extremidad en una articulación. Luego, una vez completado el movimiento, el flexor se relaja y el extensor se contrae para extender o estirar el miembro en la misma articulación. Por ejemplo, el bíceps, ubicado en la parte anterior del brazo, es un flexor, y el tríceps, ubicado en la parte posterior del brazo, es un extensor. Cuando flexionamos el brazo a la altura del codo, el bíceps se contrae. Luego el bíceps se relaja y el tríceps se contrae para estirar el brazo.


Las articulaciones y sus funciones:

Las articulaciones se encuentran en las uniones entre huesos. Hacen que el esqueleto sea flexible; sin ellas, el movimiento sería imposible.

Las articulaciones permiten que el cuerpo se mueva de muchas maneras. Algunas de ellas se abren y se cierran como sin fueran bisagras (por ejemplo, las rodillas y los codos), mientras que otras permiten realizar movimientos más complejos. El hombro o la articulación de la cadera, por ejemplo, nos permite realizar movimientos hacia adelante, hacia atrás, laterales y giratorios.


Las articulaciones se clasifican en función de su gama de movimientos. 

Las articulaciones inmóviles o fibrosas no se mueven. La bóveda craneal, por ejemplo, está formada por placas de hueso que deben permanecer inmóviles para proteger el cerebro. Entre los bordes de estas placas, hay uniones o articulaciones, de tejido fibroso. Las articulaciones fibrosas también mantienen los dientes fijos en la mandíbula.

Las articulaciones semimóviles o cartilaginosas presentan muy poco movimiento. Están unidas por cartílago, como en la columna. Cada una de las vértebras de la columna se mueve con respecto a la de más arriba y a la de más abajo y, conjuntamente, estos movimientos otorgan flexibilidad a la columna.

Las articulaciones móviles o sinoviales se mueven en muchas direcciones. Las principales articulaciones del cuerpo, ubicadas en la cadera, los hombros, los codos, las rodillas, las muñecas y los tobillos, son móviles. Están llenas de líquido sinovial, que actúa a modo de lubricante para ayudar a las articulaciones a moverse con facilidad.


Existen tres tipos de articulaciones móviles que desempeñan un papel importante en el movimiento voluntario:

Las articulaciones de bisagra permiten el movimiento en una sola dirección, como las rodillas y los codos.

Las articulaciones pivotantes permiten el movimiento giratorio o de rotación, como cuando la cabeza gira de un lado a otro.

Las articulaciones esféricas son las que permiten mayor libertad de movimiento. Las caderas y los hombros tienen este tipo de articulación, en que el extremo redondo de un hueso largo encaja en el hueco de otro hueso.


Problemas óseos, musculares y articulares

Por muy fuertes que sean los huesos, estos pueden romperse. Los músculos se pueden debilitar y las articulaciones (así como los tendones, los ligamentos y el cartílago) se pueden lesionar o pueden quedar afectadas por enfermedades.

Entre las enfermedades que pueden afectar a los huesos, músculos y articulaciones por deterioro de la salud, por envejecimiento se incluyen las siguientes :

Artritis: La artritis es la inflamación de una articulación, y las personas que la padecen presentan hinchazón, calor, dolor y, a menudo, tienen problemas de movilidad. Aunque solemos pensar en la artritis como una dolencia que afecta únicamente a la gente mayor, también puede presentarse en niños y adolescentes. Entre los problemas de salud que se asocian a artritis en niños y adolescentes se encuentran la artritis reumatoide juvenil, el lupus, la enfermedad de Lyme y la artritis séptica (una infección bacteriana de una articulación).

Fractura: Una fractura consiste en la rotura de un hueso; los huesos pueden agrietarse, partirse o astillarse. Tras la fractura, nuevas células óseas rellenan el hueco y reparan la rotura. El tratamiento habitual consiste en colocar un yeso o escayola resistente que mantiene el hueso en la posición correcta hasta que se cura. Si la fractura es complicada, es posible que se deban colocar clavos y placas metálicas para proporcionar mayor estabilidad mientras se cura la fractura.

Distrofia muscular: Distrofia muscular es un grupo de enfermedades de tipo hereditario que afectan a los músculos, que se debilitan y deterioran con el paso del tiempo. En la infancia, la forma más habitual es la distrofia muscular de Duchenne, que afecta en mayor medida al sexo masculino.

Enfermedad de Osgood-Schlatter: La enfermedad de Osgood-Schlatter es una inflamación (dolor e hinchazón) del hueso, cartílago y/o tendón ubicados en la parte superior de la tibia, donde se inserta el tendón de la rótula. Esta enfermedad suele afectar a adolescentes activos hacia el comienzo del "estirón de la adolescencia", el período de aproximadamente dos años de duración en que crecen con mayor rapidez.

Osteomielitis: La osteomielitis es una infección del hueso a menudo provocada por la bacteria Staphylococcus aureus, aunque también la pueden provocar otros tipos de bacterias. En niños y adolescentes, la osteomielitis suele afectar a los huesos largos de brazos y piernas. La osteomielitis suele desarrollarse tras una lesión o traumatismo.

Osteoporosis: En la osteoporosis, el tejido óseo se vuelve frágil, fino y esponjoso. Los huesos se rompen con facilidad y a veces la columna vertebral empieza a desintegrarse. Si bien este trastorno suele afectar a personas mayores, los niños y los adolescentes con trastornos de la conducta alimentaria pueden padecerla, al igual que las niñas que padecen la "tríada de la deportista". Esta es una combinación de tres afecciones que algunas chicas que hacen ejercicio o practican deporte pueden sufrir: trastorno de la conducta alimentaria, amenorrea (desaparición de la menstruación) y osteoporosis. El hecho de practicar deportes en que se valora la delgadez expone a las chicas a un mayor riesgo de padecer la "tríada de la deportista".

Lesiones por movimientos repetitivos: Son un grupo de lesiones que ocurren cuando una parte del cuerpo se somete a un esfuerzo excesivo, lo que provoca inflamación (dolor e hinchazón), distensión muscular y/o lesiones en los tejidos. Por lo general, el sobreesfuerzo está provocado por la repetición de los mismos movimientos una y otra vez. Las lesiones por movimientos repetitivos se están volviendo más frecuentes en niños y adolescentes porque estos pasan más tiempo que nunca utilizando la computadora. La práctica de deportes como el tenis, que requiere movimientos repetitivos, también puede provocar este tipo de lesiones. Los niños y adolescentes que pasan mucho tiempo tocando instrumentos musicales o jugando a juegos de video también están expuestos a las lesiones por movimientos repetitivos.

Escoliosis: La columna de todo el mundo tiene una leve curvatura; esa leve curvatura es necesaria para que podamos movernos y caminar adecuadamente. Pero tres a cinco personas de cada 1.000 sufren de escoliosis, una afección en que la columna se curva excesivamente. Puede ser hereditaria, de modo que una persona con escoliosis a menudo tiene parientes que también la sufren.

Distensiones y esguinces: Las distensiones ocurren cuando se estiran excesivamente los músculos o tendones. Los esguinces se producen por un estiramiento excesivo o por un desgarro parcial de los ligamentos. Las distensiones suelen ocurrir cuando una persona participa en una actividad agoradora sin haber calentado previa y adecuadamente los músculos o cuando el músculo no está habituado a la actividad (como cuando se practica un nuevo deporte o cuando se vuelve a practicar un deporte habitual tras un extenso período de inactividad). Los esguinces, por el contrario, suelen ser el resultado de una lesión, como una torcedura de tobillo o de rodilla. Un tipo habitual de esguince es el desgarro del tendón de Aquiles, que conecta los músculos de la pantorrilla con el talón. Este tendón se puede desgarrar por completo, pero suele poderse corregir mediante cirugía. Tanto las distensiones como los esguinces son habituales en niños y adolescentes, porque son personas activas y en proceso de crecimiento.

Tendinitis: La tendinitis es una lesión deportiva habitual que suele presentarse después de forzar excesivamente un músculo. El tendón y la vaina del tendón se inflaman, lo que puede ser doloroso. Dejar reposar el músculo y tomar medicamentos antiinflamatorios puede aportar un gran alivio.


PREVENCIÓN

El ejercicio es una de las mejores maneras de retardar o evitar los problemas musculares, articulares y óseos. Un programa de ejercicio moderado puede mantener la fuerza y la flexibilidad y ayudar a que los huesos permanezcan fuertes. Consulte con el médico antes de iniciar un programa nuevo de ejercicios.

Una dieta bien balanceada con cantidades apropiadas de calcio, vitamina D, silicio orgánico, magnesio, es importante.


Alimentos ricos en silicio:

La avena, el mijo, la cebada, el arroz (todos ellos integrales), las patatas, la remolacha, la alfalfa, la soja, vegetales verdes, etc..., siendo las fuentes más ricas de la alimentación humana los cereales integrales. En promedio la alimentación aporta unos 30 mg al día de silicio.


Alimentos ricos en vitamina C:

Bayas rojas, kiwi, pimiento rojo y verde, tomates, espinaca, y los zumos hechos de guayaba, toronja, naranja y limón. Otros alimentos con mucha vitamina C son: brócoli, fresas, pimientos verdes, coles de Bruselas y melón.


Alimentos ricos en vitamina D:

Alimentos de origen animal, como huevos, leche y lacteos, aceite de higado de bacalao, pescado, marisco.
Alimentos de origen vegetal, como cereales, margarina, aguacate, cacao.


Alimentos ricos en magnesio


almendras, avellanas, pistachos, nueces, dátiles, pasas, ciruelas secas, castañas, maíz, cacahuetes, espinacas, garbanzos, judías blancas, guisantes, chocolate, pan integral, lentejas, judías verdes, habas, acelgas, espinacas, patata, conejo, besugo, dorada, salmonetes, merluza cigalas, langostinos, gambas, langosta y bogavante, espinacas, sardinas, almejas, berberechos, caracoles, queso manchego semicurado, quesos gruyere y emmental, queso de bola, manchego fresco.


Las mujeres necesitan aportes considerables de multivitaminas a medida que envejecen y en etapa premenopausica y postmenopausica y los hombres de más de 65 años deben tomar dosis mas altas de calcio y de vitamina D al día ademas de otros suplementos multivitaminicos. Si usted sufre de osteoporosis, consulte con su médico acerca de los tratamientos que necesitan receta.

Fuente: www.kidshealth.org, Medlineplus.com, Laboratorios Nale.


En Laboratorios Nale tenemos una linea productos que le aportan las cantidades diarias necesarias de vitaminas que le ayudaran a mejorar su calidad de vida.


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.

Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html

lunes, 22 de julio de 2013

Alimentos Diuréticos


Alimentos Diuréticos


Los alimentos diuréticos los podemos utilizar para bajar volumen corporal, ya que estimulan el funcionamiento de los riñones, con la expulsión de toxinas y sales minerales a través de la orina. No tienen grasa, aportan pocas calorías y abastecen a tu cuerpo de vitaminas, minerales, agua y fibra. Por lo que tienen además del efecto diurético, un efecto saciante y depurativo.


En ocasiones el exceso de “michelines” no es causado por la grasa sino por el volumen. Muchas personas padecen de retención de líquidos, estreñimiento, gases, … que provocan un exceso de volumen.


¿Qué hacer en estos casos?

Beber más agua
Reducir la ingesta de grasas
Disminuir al máximo el uso de la sal
Consumir alimentos diuréticos
Ayudarte con un suplemento natural. 

En Laboratorios Nale le ofrecemos una linea de productos de excelente calidad que te ayudara a eliminar exceso de volumen, retención de liquidos y otras anomalias.


El mayor diurético es el agua. Si quieres evitar tener problemas de retención de líquidos debes beber más agua al día para estimular la función renal y depurar el organismo para un mayor bienestar general. No te excedas porque entonces estarás sobre-esforzando a los riñones. Existe el tópico de aconsejar tomar 2 o 3 litros al día. Pues no es recomendable porque cada cuerpo es diferente. Los extremos no son buenos.
Los suplementos naturales actúan contra la retención de líquidos, estimulando la función de los riñones, disminuyendo de esta forma la inflamación y la hinchazón.


Que Alimentos son Diuréticos:


Sandía
Esta fruta tan rica contiene gran porcentaje de agua, vitaminas, hierro, potasio, manganeso, calcio, fósforo, magnesio,…
Como tiene una gran cantidad de agua estimula la eliminación de líquidos. También, contiene potasio que contrarresta el sodio y aumenta la micción.

Alcachofa
Favorece la eliminación de líquidos del nuestro cuerpo, protege el hígado, reduce el colesterol en sangre y tiene un efecto antidiabético. Por otro lado, podemos decir que en un estudio reciente han demostrado que previene ciertos tipos de cáncer. Los romanos ya conocían sus propiedades diuréticas. Hoy se sabe que puede ayudar al funcionamiento de los riñones, al tiempo que proporciona al organismo vitaminas y otros nutrientes beneficiosos para la salud.

Té verde
Gracias a su contenido de cafeína, aunque más bajo que en el café regular, el fabuloso té verde promueve la pérdida de los líquidos que le sobran al organismo.

Vinagre de manzana
Este ayuda a equilibrar el potasio, un mineral que muchas veces se ve afectado por los régimenes diuréticos.

Tomate
Además de tener saludables compuestos, como la vitamina C, comer tomates promueve el funcionamiento de los riñones, logrando eliminación rápida de fluídos y toxinas del cuerpo.

Perejil
Si bien durante mucho tiempo ha sido usado sólo de forma decorativa en los platos, la verdad es que las propiedades diuréticas del perejil son magníficas. Se pueden beber infusiones de esta hierba o esparcirlo en patatas y vegetales; de este modo se aprovechan continuamente sus beneficios.

Espárragos
Los espárragos poseen componentes específicos perfectos para estimular el buen funcionamiento de los riñones, y así, perder el peso acumulado por efectos del exceso de agua en el cuerpo. Conoce más beneficios de los espárragos para la salud.

Arándanos
Se sabe que ayuda a la prevención de enfermedades urinarias, comunes en las mujeres, porque al mantener la función de deshecho de toxinas, impide la formación de ambientes necesarios para la reproducción de microorganismos nocivos. Además, es uno de los mejores alimentos antioxidantes.

Avena
A pesar de que se le conoce para controlar el colesterol en la sangre, también es cierto que reduce edemas provocados por la acumulación de líquidos, gracias a la sílice, uno de sus compuestos.



Papaya

La papaya madura es una fruta deliciosa y sus propiedades son muchas, en su mayor parte está compuesta por agua (más de un 90%), por lo que no debe preocuparnos el si nos va a hacer engordar o no. Su riqueza en vitaminas ( Vitamina A, Vitamina C, Vitamina B1 y B2) y fibra la hace una candidata ideal para que se convierta en una fruta dentro de nuestra dieta diaria, aunque esta fruta crece en climas tropicales, hoy en día la podemos encontrar en casi cualquier mercado. La papaya también nos aporta Calcio, Ácido fólico, Niacina, Fósforo, Potasio, Sodio, Hidratos de carbono y magnesio que resultan de gran importancia para nuestro organismo. Y otra de sus ventajas es que tan solo nos aporta 45 calorías por cada 100 gramos de papaya.

La papaya de forma natural y gracias a su contenido en fibra resulta también ser un laxante suave muy recomendable, incluso cuando queremos hacer dieta para perder peso. La papaya resulta ser muy beneficiosa también para personas que sufren una digestión pesada, ya que es considerada como un alimento con propiedades digestivas. Este resultado se obtiene gracias a la papaína, esta enzima es capaz de descomponer las proteínas de los alimentos y neutralizar los ácidos gástricos. La carpaína es un alcaloide que se encuentra en la papaya de la misma forma que la papaína, pero en este caso actúa sobre el líquido biliar. Este efecto conjunto de la papaína y la carpaína, ayudan a digerir mejor los alimentos y a quemar grasas. El efecto positivo de la papaína resulta de utilidad en caso de colitis, gastroenteritis, parásitos o acidez de estómago.Las peras



Pera

Es diurética, astringente, antiinflamatoria y eficaz en trastornos digestivos y purificadora de la sangre. Una pieza de pera aporta unas 70 calorías y, respecto a sus propiedades nutritivas, destaca el aporte de azúcares (13%), fibra, vitaminas (ácido fólico, B2) y minerales como el potasio. Por su composición es diurética y suavemente astringente (rica en taninos).
La pera es una buena fuente de fibra soluble. La fibra soluble no sólo actúa como regulador de la función intestinal sino que además ayuda a nuestro cuerpo a eliminar el colesterol.





Otros alimentos:
uvas
piña
manzanas
pera
melón
platáno
kiwi
apio
remolacha
coles de Bruselas
col
zanahorias
hinojo
rábano
lechuga
ortiga
pepino

¡Te animamos a incluirlos en tu dieta diaria!



Fuente: www.vivirsalud.com, www.tuotromedico.com, Laboratorios Nale.


Aviso


La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 


Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.


Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.


miércoles, 17 de julio de 2013

ESTRÉS VITAL Y LABORAL


ARMONIUM NALE


Estrés vital y laboral, Trastornos por somatización, Bajo tono vital, Alteraciones del equilibrio, Afecciones faríngeas crónicas, prueba ARMONIUM NALE


¿Qué es el estrés?

El estrés es la sensación de estar bajo demasiada presión mental o emocional.

La presión se convierte en tensión cuando se siente incapaz de hacer frente a una o varias situaciones. Las personas tienen diferentes formas de reaccionar al estrés, por lo que una situación que puede ser estresante para una persona puede ser motivador para otra persona.


Muchas de las demandas de la vida puede causar estrés, particularmente el trabajo, las relaciones y los problemas de dinero. Y cuando te sientes estresado, se puede conseguir de la manera de clasificar estas demandas, o incluso puede afectar a todo lo que haces.

El estrés puede afectar cómo se siente, piensa, se comporta y cómo funciona su cuerpo. De hecho, los síntomas comunes del estrés incluyen problemas para dormir, sudoración, pérdida de apetito y dificultad para concentrarse.

Usted puede sentirse ansioso, irritable o de baja autoestima, y ​​es posible que haya fuga de ideas, se preocupa constantemente o se pasa de las cosas en la cabeza. Usted puede notar que pierde los estribos con más facilidad, beber más o actuar irracionalmente.

Usted también puede experimentar dolores de cabeza, tensión muscular o dolor o mareos.

El estrés provoca un aumento de las hormonas en su cuerpo. Estas hormonas del estrés se liberan para que pueda hacer frente a las presiones o amenazas - la llamada "lucha o huida".

Una vez que la presión o la amenaza ha pasado, sus niveles de la hormona del estrés se suelen volver a la normalidad. Sin embargo, si usted está constantemente bajo estrés, estas hormonas permanecen en su cuerpo, lo que lleva a los síntomas de estrés.


Controlar el estrés en la vida diaria

El estrés no es una enfermedad en sí, sino que puede causar una enfermedad grave si no se trata.Es importante reconocer los síntomas de estrés temprano. Reconocer los signos y síntomas de estrés le ayudará a determinar la manera de hacer frente y lo libera de la adopción de métodos de afrontamiento poco saludables, como beber o fumar.

Detectar los primeros síntomas de estrés también ayudará a evitar que empeore y que puede causar complicaciones graves, como la presión arterial alta.

No es poco lo que puede hacer para prevenir el estrés, pero hay muchas cosas que usted puede hacer para manejar el estrés con mayor eficacia, como aprender a relajarse, hacer ejercicio regular y la adopción de técnicas de gestión del tiempo buenos.


Cuándo consultar a su médico de cabecera acerca de sus niveles de estrés

Si has probado técnicas de autoayuda y no está trabajando, usted debe ir a ver a su médico de cabecera. Pueden sugerir otras técnicas de afrontamiento para que usted pruebe o recomendar algún tipo de asesoramiento o la terapia cognitivo-conductual.

Si el estrés está causando graves problemas de salud, como la presión arterial alta, es posible que tenga que tomar medicamentos o pruebas adicionales.

Problemas de salud mental, como el estrés, la ansiedad y la depresión, son la causa de una de cada cinco visitas a un médico de cabecera.

Reconocer el estrés desencadena

Si no estás seguro de lo que está causando el estrés, llevar un diario y anote episodios estresantes de dos a cuatro semanas.Entonces revisarlo para detectar los factores desencadenantes.

Cosas que usted puede hacer es anotar situaciones que le creen ansiedad:
la fecha, hora y lugar de un episodio estresante
lo que estabas haciendo 
quién estaba
cómo se sintió emocionalmente 
lo que estabas pensando 
lo que comenzó a hacer 
cómo se sintió físicamente 
una calificación de tensión de (0-10) donde 10 es el puntaje mas alto de estres que podría sentir)

Usted puede utilizar el diario para:
averiguar qué desencadena el estrés 
averiguar cómo se reacciona bajo presión 
desarrollar mejores mecanismos de afrontamiento

A veces los médicos recomiendan mantener un diario de estrés para ayudar a diagnosticarlo.


Tomar medidas para hacer frente al estrés

No hay cura rápida solución para el estrés, y no existe un método único que funcione para todos. Sin embargo, hay cosas simples que usted puede hacer para cambiar los problemas comunes de la vida que pueden causar estrés o hacer hincapié en un problema. Estos incluyen tratamientos naturales, técnicas de relajación, ejercicio y hablar sobre estos temas.



En Laboratorios Nale investigamos cada día para desarrollar y mejorar formulas, para mejorar su calidad de vida. El Armonium Nale es uno de nuestras formulas a base de compuestos naturales entre ellos el Extracto de Azafran.


Propiedades medicinales del azafrán

Conocido desde la Antigüedad como remedio a todos los malos, el azafrán, sin ser un medicamento universal, era una solución natural para algunos problemas de salud de nuestro tiempo.

En el oriente, el azafrán era empleado comúnmente para luchar contra la depresión ligera o moderada, tenía la reputación de traer alegría y sabiduría.

Por eso, se le confiere calidades de afrodisíaco femenino.

En Marruecos, se encuentra en la composición de remedios de abuelas que curan todavía a los niños durante la llegada de los primeros dientes, frotando las encías (uso externo : analgésico de la mucosa de las encías) de los bebés con un anillo de oro untado con miel y azafrán, una loción naturalmente antiséptica.

En Francia, el famoso jarabe DELABARRE adopta la misma receta…

Las abuelas calmaban también las reglas dolorosas de las muchachas dándolas té o leche con azafrán…

Esta especia ha sido conocida durante largo tiempo para remediar a numerosas dolencias.

Sería uno de los vegetales más rico en riboflavina, es decir en vitamina B2. Contiene aceite esencial, elsafranal, y crocetinas, que son carotenoídas, es decir provitamina A.

Mientras que los pigmentos desempeñan un papel de estimulante digestivo (con dosis de 0.5 hasta 1 gramo por litro de agua, el azafrán es un estimulante de la digestión), el safranal tiene una actividad sedativa.

De manera general, el azafrán tiene la reputación de actuar en el sistema nervioso : sería a la vez analgésico y tónico.

En la medicina tradicional, se utiliza la planta como estomacal.

En la medicina china, se usa como calmante para los calambres y el asma, es utilizado también para tratar los hematomas.

Permite también aminorar el ritmo cardiaco y bajar la presión arterial o también estimular la respiración.

Facilitaría la digestión, aliviaría el hígado y sería también un fluidificante de la sangre.

En tisana: el crocus sativus calma la tos y alivia el catarro. La buena dosificación para la tisana : desde 0.5g hasta 1g por litro de agua.

En masaje: alivia el dolor, particularmente el de las encías. Se utiliza en polvo o mezclado con miel, para una aplicación directa en la boca, o mezclado con glicerina para soltar las zonas de tensión del cuerpo.

En caldo: estimula la digestión (la buena dosificación : 1g por litro)

En tableta o capsulas: los laboratorios utilizan un extracto de la parte superior del pistilo, que actúa en los neuromediadores como un antidepresivo natural. 

El azafrán es también un colorante poderoso

Se utiliza todavía el poder de su tinta para colorear en amarillo oro algunos tejidos como los trajes de los budistas, los velos de novias en algunos países del Magreb, y sobre todo en las alfombras ya que tendría también un poder matapolillas…

El famoso rubio veneciano de las mujeres del renacimiento italiano era obtenido untando el pelo con una mezcla de Azafrán y de limón, luego poniéndose al sol.


Fuente: safrandugatinais.fr, www.nhs.uk


Linea de productos enfocada para mejorar su calidad de vida, relacionada con el Stress, Ansiedad y otras patologías.


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.

Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html