miércoles, 30 de octubre de 2013

CONTROL DE PESO







El sobrepeso y la obesidad, independientemente de aspectos estéticos, suponen un incremento del riesgo de padecer determinadas patologías, y por tanto, disminuir el peso, debería ir acompañado de una disminución en esos riesgos. Para ello es necesario elegir el camino adecuado, una dieta equilibrada, deporte o actividad física diaria, y un tratamiento complementario natural para ayudarnos a conseguir nuestro objetivo.

Alcanzar un peso saludable puede ayudarle a controlar el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre. También puede ayudarle a prevenir enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad, tales como las enfermedades cardíacas, diabetes, varios tipos de cáncer que son hormono-dependientes, tales como de mama, próstata, ovario, endometrio, colon rectal, digestivos, riñon y vejiga ya que en la grasa se producen las hormonas favorecen la aparición de estos tumores, artritis entre otros.

Comer en exceso, o tener una mala alimentacion o no ser lo suficiente activo físicamente pueden contribuir al exceso de peso. Para mantener su peso, las calorías que ingiere deben equivaler a la energía que consuma. Para bajar de peso, deberá ingerir menos calorías que aquellas que consume. Una estrategia para controlar el peso incluye: Seleccionar alimentos bajos en grasas y en calorías; Consumir porciones más pequeñas; Beber agua en lugar de bebidas azucaradas; Ser físicamente activo.

Si tienes sobrepeso, es posible que sientas que intentar perder peso es todo un reto, independientemente de la cantidad de peso que quieras perder. A veces puede parecer como si nuestra mente trabajara en nuestra contra, inventándose excusas y formas de librarnos de este objetivo.


Cómo influye nuestra mente en la pérdida de peso

¿Por qué cuesta tanto seguir una dieta saludable o un programa de ejercicio físico? ¿Por qué acabamos tirando la toalla y volvemos a los viejos tiempos? Gran parte de ello tiene que ver con los hábitos que hemos desarrollado a lo largo del tiempo.

Los seres humanos somos criaturas de hábitos. Tendemos a establecer formas fijas de hacer las cosas o de pensar sobre la cosas. Los viejos hábitos pueden ser difíciles de romper. Puesto que perder peso puede implicar cambiar bastantes hábitos a la vez, puede hacer falta más que la mera fuerza de voluntad para seguir un programa para perder peso.

He aquí un ejemplo de una situación que probablemente ya habrás vivido: sales a cenar con tus amigos. Todo el mundo pide pizza. Antes de sentarte a la mesa, estabas motivado para seguir al pie de la letra tu saludable programa dietético. Sabías cuáles eran tus metas y tenías pensado tomar una pequeña porción de pizza y ponerte las botas con una saludable ensalada.

Pero, mientras tus mejores amigos se toman su tercer trozo de pizza, súbitamente te dices a ti mismo algo similar a: ¡Me encanta la pizza! Todos mis amigos se la comen ¡y todos están delgados! No es justo que yo me tenga que comer una ensalada mientras ellos se comen la pizza. Mejor dejo la ensalada para mañana".

Este tipo de pensamientos tienen mucho poder y sustituyen rápidamente todas tus buenas intenciones. Los viejos hábitos tienen mucha fuerza. De hecho, es posible que solo con ver una pizza o con oír la palabra "pizza", se te empieza a hacer agua la boca al pensar en ese alimento.

Es muy fácil desistir. A todos nos ha ocurrido. Pero, después de cenar una pizza entera, llegan la culpa y los remordimientos. Te puedes enfadar contigo mismo y empezar a auto-criticarte. Puedes pensar: "Vaya, debería haberme comido la ensalada. Ahora me siento muy lleno y me aprietan todavía más los tejanos". Tal vez te sientas desanimado y te digas cosas como: "No soy capaz de seguir mi programa dietético". ó "Nunca adelgazaré. Me resulta demasiado difícil".

Es como si tu mente estuviera actuando en tu contra.

Es ahí donde un terapeuta (como un psicólogo o medico terapeuta especializado en el control del peso) te puede dar una mano. Estos profesionales disponen de una formación que les permite entender cómo se siente, piensa, actúa y se relaciona la gente. Los terapeutas especializados en el control del peso están ahí para ayudarnos a afrontar cosas como los antojos o los atracones. Nos pueden ayudar a desarrollar nuevos hábitos y nuevas formas de pensar que nos permitan cambiar.

Cambiar viejos hábitos puede ser duro

Conseguir bajar a un peso saludable supone modificar los hábitos alimentarios y también los hábitos de pensamiento. Por ejemplo, si estás intentando perder peso, es posible que necesites:
Saber cómo debes afrontar los antojos, la necesidad de comer más de la cuenta, el comer demasiado deprisa o la conducta de picar entre comidas sin motivo.
Crear nuevos hábitos sobre qué alimentos elegir, qué porciones tomar y dónde y cuándo comer.
Prestar atención mientras comas a fin de disfrutar y de quedarte satisfecho tras alimentarte de forma saludable.
Desarrollar nuevos hábitos de pensamiento que te animen a seguir adelante en vez de desalentarte.
Adaptar tu rutina cotidiana para incluir tiempo para hacer ejercicio físico.

Tantos cambios ¡y tantas oportunidades para disuadirte de conseguirlo! Formas en que la terapia psicológica te puede ayudar a seguir adelante

Los terapeutas especializados en el control del peso pueden ayudar a la gente a salvar la distancia entre pasarlo mal y el éxito. 
Pueden:  Ayudarte a poner en práctica tus conocimientos sobre el control del peso. Saber qué deberías hacer para controlar tu peso pero puede ser difícil llevar a la práctica esos conocimientos. Los expertos en control del peso pueden ayudarte a utilizar toda la nueva información que estás aprendiendo para crear un programa específico sobre qué hacer, uno que sea realista y que esté adaptado a tus características.
Ayudarte a desarrollar una fuerte motivación positiva. No basta con disponer de un programa. Necesitas desarrollar una motivación interna para ponerlo en práctica y encontrar las herramientas que te permitan desprenderte de todos tus viejos hábitos y sustituirlos por otros nuevos y saludables.
Ayudarte a identificar los obstáculos que deberás afrontar.Los expertos en terapia de control del peso pueden ayudarte a identificar las cosas que dificultan atenerte a tu programa y a idear formas de superar o sortear esas barreras.
Ayudarte a identificar las emociones que pueden desencadenar los atracones o el comer emocional y a afrontarlas de formas saludables. Las emociones que giran en torno a la conducta de comer pueden ser complicadas. Algunas de ellas pueden actuar como motivadores o bien como barreras. Los terapeutas pueden ayudar a la gente a distinguir entre las malas emociones (como las que desencadenan los atracones) y las buenas (emociones positivas que ayudan a motivarse).

  • Ayudarte a identificar aquellas ideas que pueden entorpecer tu programa. Si sabes qué cosas se pueden interponer en tu camino (como comer más pizza de la que deberías cuando sales a cenar con tus amigos), puedes aprender formas de salvar esos obstáculos.
  • Ayudarte a aprender habilidades de autogestión. Algunas personas necesitan reforzar aquellas habilidades que les permitan seguir adelante con su programa.
  • Ayudarte a adoptar unos hábitos alimentarios positivos. Un terapeuta puede ayudarte abandonar viejos hábitos de alimentación de modo que puedas tener éxito con tu programa de control del peso.
  • Ayudarte a mejorar tu imagen corporal y tu autoestima. El hecho de sentirte bien contigo mismo te puede ayudar a seguir tu programa.
  • Ayudarte a superar otros problemas que te pueden distraer a la hora de aplicar tu programa de control del peso. Otros problemas de la vida diaria (como las cuestiones escolares) no resueltos pueden quitarte tiempo y energía para que puedas aplicar tu programa de control del peso.

Todo el mundo es diferente, de modo que el programa de cada persona para controlar su peso se deberá adaptar a sus características individuales. Este es otro de los aspectos más útiles de trabajar con un psicólogo o terapeuta. Estos profesionales entienden que tienes tus propias necesidades, de modo que no intentarán adaptarte a ningún programa genérico. ¡Los psicólogos y otros terapeutas profesionales son unos muy buenos recursos para apoyarte en tu camino hacia una vida más sana!


Fuentes: Medlineplus.com, kidshealth.org; imágen de freepik.es



Aviso


La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 


Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.


Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.


Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html

viernes, 25 de octubre de 2013

ESTREÑIMIENTO


EXTREÑIMIENTO:

El término estreñimiento más que una enfermedad en sí, hace referencia a la apreciación de cada individuo sobre su hábito intestinal. Dado el amplio margen de hábitos intestinales normales, resulta muy difícil definir el estreñimiento con exactitud. En la práctica se utiliza como criterio más objetivo la frecuencia de la defecación, considerándose estreñido al individuo que realiza menos de tres deposiciones semanales. Sin embargo, este criterio no es suficiente por sí mismo, ya que muchos pacientes con estreñimiento refieren una frecuencia normal pero con otras molestias subjetivas, como un esfuerzo excesivo, heces muy duras o una sensación de evacuación incompleta o molestas.  Esto se produce cuando el colon absorbe demasiada agua o si las contracciones musculares del colon son lentas.

El estreñimiento representa un motivo de consulta muy frecuente. Cualquier persona a cualquier edad puede presentar temporadas de estreñimiento, sobre todo coincidiendo con cambios de dieta o viajes. Las personas de edad avanzada o con poca actividad presentan este trastorno con más frecuencia.


CAUSAS:

La causa más frecuente de estreñimiento hoy en día es lo que se llama estreñimiento crónico simple y se debe fundamentalmente a factores dietéticos, siendo causas  principales. 
  • Dieta baja en fibra
  • Falta de actividad física
  • No tomar suficiente agua
  • Demora para ir al baño cuando se presenta la urgencia de defecar
El estrés y los viajes también pueden contribuir al estreñimiento u otros cambios en las deposiciones.

Otras veces el estreñimiento está relacionado con diferentes enfermedades que padece la persona y es un síntoma frecuente en pacientes con diabetes y enfermedades del tiroides. También pueden producir estreñimiento algunos medicamentos que se utilizan para tratar el dolor, la depresión y algunas enfermedades del corazón. Lo más importante es el estreñimiento de reciente aparición, sobre todo cuando se asocia a dolor, sangre en la deposición o pérdida de peso, ya que la causa puede ser un tumor en el intestino.


CAUSAS FISOLOGICAS:

Hipomotilidad intestinal: los músculos del intestino no tienen fuerza suficiente como para realizar las contracciones necesarias para expulsar las heces.
Hipermotilidad intestinal: aparecen espasmos o contracciones involuntarias en una parte del intestino que retienen las heces, impidiendo una correcta evacuación.
Problemas rectales: los músculos del recto no producen el reflejo suficiente para una defecación normal o bien hay lesiones locales que provocan dolor.
Debilidad de los músculos de la pared abdominal: no hay presión suficiente para evacuar.
Obstrucción mecánica del colon o del recto: cuando hay lesiones intrínsecas o extrínsecas del intestino grueso o del ano.


Otras causas de estreñimiento pueden abarcar:
  • Cáncer de colon
  • Enfermedades intestinales como el síndrome del intestino irritable, enfermedad diverticular de colon, meteorismo, entre otras.
  • Trastornos de salud mental
  • Trastornos del sistema nervioso
  • Embarazo
  • Hipotiroidismo
  • Uso de ciertos medicamentos
El estreñimiento en los niños con frecuencia se presenta si ellos retienen las deposiciones cuando no están listos para el entrenamiento en el control de esfínteres o le temen a esto.


TIPOS:


Estreñimiento pasajero: Surge de forma temporal por una causa externa relacionada con un cambio de dieta, de ritmo de vida, vacaciones, estrés, falta de ejercicio, toma de un medicamento… Cuando desaparece esta causa, se retoma el ritmo normal.

Estreñimiento crónico o habitual: Se produce durante largos periodos de tiempo. Hay que establecer un diagnóstico para descartar una enfermedad en su origen y adoptar hábitos saludables que restablezcan el ritmo normal de la defecación.


DIAGNOSTICO:

Dada la cantidad de circunstancias que pueden estar relacionadas con la aparición del estreñimiento, debe ser el médico, después de conocer los hábitos dietéticos, la toma de fármacos y la existencia de otras enfermedades, quien determine qué estudios son necesarios hacer. En el caso de que parezca que la causa más probable puede ser un tumor, hay que estudiar el intestino por dentro. Para ello se utiliza un colonoscopio, que consiste en un tubo con una cámara incorporada que permite ver las paredes del intestino y descubrir la presencia de tumores u otras lesiones.


BUENOS HABITOS:

Los niños y los adultos deben consumir suficiente fibra en la dieta. Las verduras, las frutas frescas, las frutas secas, al igual que el trigo integral, el salvado o la harina de avena son excelentes fuentes de fibra. Para beneficiarse de la fibra, beber mucho líquido para ayudar a evacuar las heces.

Para los niños pequeños con estreñimiento:
Los zumos de frutas (uvas, peras, manzanas, fresas, cerezas o ciruelas) dos veces al día.


Alimentos con alto contenido en fibra (guisantes, legumbres, albaricoques, ciruelas secas, higos, nueces, piñas, arándanos, nísperos, guanabana,  melocotones, peras, ciruelas frescas, espinacas).

Ingerir alimentos con prebióticos y probióticos de manera de estimular el funcionamiento de la flora intestinal y favorecer así, el transito del intestino

El ejercicio regular también puede ayudar a establecer deposiciones regulares. Si usted está confinado a una silla de ruedas o postrado en cama, cambie de posición con frecuencia. Además, realice ejercicios abdominales y de elevación de piernas. Un fisioterapeuta puede recomendarle ejercicios que pueda hacer.

El uso de ablandadores de heces, como los que contienen docusato sódico, puede servir. Los laxantes pueden ayudar a agregarle líquido y volumen a las heces. Asimismo, los supositorios o laxantes suaves, pueden establecer deposiciones regulares.

Los enemas o laxantes estimulantes se deben reservar sólo para casos graves. Estos métodos deben utilizarse únicamente si la fibra, los líquidos o los ablandadores fecales no brindan suficiente alivio.


TRATAMIENTOS:

El tratamiento del estreñimiento depende fundamentalmente de la causa que lo produce. La mayoría de las veces será suficiente con añadir fibra a la dieta. Si se relaciona con la toma de fármacos, y estos se pueden cambiar por otros, será aconsejable hacerlo, siempre bajo supervisión médica. En ocasiones extremas puede ser necesario recurrir a la cirugía.



La Fitoterapia estudia la utilización de las plantas medicinales y sus derivados con finalidad terapéutica, ya sea para prevenir, para aliviar o para curar las enfermedades.


Plantago:
Actúa contra el estreñimiento crónico al incrementar el volumen del contenido intestinal y lubrificar las paredes al ejercer un efecto suavizante. Se trata por tanto de un regulador intestinal que puede emplearse a diario a diferencia de lo que ocurre con otros laxantes. En algunos estudios se ha comprobado que puede mejorar las irritaciones intestinales.

Agar-agar:
Preparado de algas rico en fibra soluble, aumenta el bolo fecal, regula el ritmo intestinal, y ablanda las heces.

Espirulina:
Contiene fibra mucilaginosa que ayuda aumentar el bolo fecal.

Fucus:
Favorece la evacuación.

Salvado de avena:
Contiene fibra soluble e insoluble, ejerce efecto saciante, energético regulador y laxante.

Hinojo:
Las propiedades diuréticas del hinojo, hacen de este vegetal un complemento ideal para adelgazar; estimula la digestión y aumenta el metabolismo gástrico e intestinal.

Eneldo:
Planta aromática digestiva.


Fuentes:  Dmedicina.com, MedlinePlus.com, Saludigestivo.es, Fitoterapia.net


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.

Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html




viernes, 11 de octubre de 2013

Salud Sexual: Candidiasis Vaginal, Causas y Tratamiento Natural.



La candidiasis, llamada también candidosis, moniliasis, oidiomycosis.  En una infección por hongo, existen diversas variedades de cándida, la mas común es la cándida albicans. La infección de las membranas mucosas, como la boca o la vagina, es frecuente entre los individuos con un sistema inmunológico normal. Sin embargo, estas afecciones son más frecuentes o persistentes en diabéticos, enfermos de SIDA y en mujeres embarazadas.

La mayoría de los casos de infección por Candida son causados por la Candida del propio organismo de la persona. La Candida generalmente vive en la boca, en el tracto gastrointestinal y en la vagina sin causar síntomas. Los síntomas se presentan solamente cuando el crecimiento de la Candida en estas zonas es desmedido.


La mayoría de las infecciones por cándida son tratables y resultan en mínimas complicaciones tales como enrojecimiento, picazón y malestar, aunque las complicaciones podrían ser severas o fatales si no se tratan en ciertas poblaciones. En personas inmunocompetentes, la candidiasis es usualmente una infección muy localizada de la piel o membranas mucosas, incluyendo la cavidad oral (candidiasis oral), la faringe o esófago, el aparato digestivo, la vejiga urinaria, o los genitales (vagina, pene).

La candidiasis es una causa muy común de la irritación vaginal, o vaginitis, y también puede ocurrir en los genitales masculinos. En pacientes inmunocomprometidos, las infecciones por cándida pueden afectar el esófago con el potencial de volverse sistémico, causando una condición muchísimo más seria, una fungemia llamada candidemia.

La candidiasis oral es comúnmente vista en los bebés. No se considera anormal en los bebés a menos que dure más de un par de semanas.

Los niños, mayoritariamente entre los tres y nueve años de edad, pueden ser afectados por infecciones crónicas de levadura orales, normalmente vistas alrededor de la boca como manchas blancas. Sin embargo, esta no es una condición común.

Los síntomas de la candidiasis pueden variar dependiendo del área que este afecte. Infecciones de la vagina o vulva pueden causar picazón severa, ardor, dolor, irritación, y una descarga blanquecina o blanco grisáceo con consistencia como de requesón, a menudo con una apariencia similar a grumos. Estos síntomas también están presentes en la más común vaginosis bacteriana. 

En un estudio publicado el 2002 en la Journal of Obstetrics and Gynecology (Diario de Obstetricia y Ginecología), sólo una parte de las mujeres que se estaban automedicando para una infección por levaduras en realidad tenían una infección por levaduras, mientras que la mayoría tenía o vaginosis bacteriana o una infección de tipo mixto.

Los síntomas de una infección en el genital masculino incluyen manchas o llagas rojas cerca de la cabeza del pene o en el prepucio, picazón severa, o una sensación de ardor. La candidiasis del pene también puede tener una descarga blanca, pero es poco común.


La diagnosis de una infección por levaduras se realiza ya sea a través de un examen microscópico o urocultivos.


El tratamiento de la candidiasis se basa en la eliminación de los factores que la predisponen, antifúngicos naturales, dieta específica que elimina los alimentos que necesitan los hongos para mantenerse, y un saneamiento intestinal, empleando diversas terapias dependiendo tanto de la sintomatología como de dónde se haya localizado la infección por cándidas.

En las infecciones por cándidas es fundamental el diagnóstico. Es imprescindible conocer el hongo causante y si viene acompañado de otros hongos o bacterias, así como saber qué zonas del organismo están afectadas (piel, boca, intestino, genitales, uñas, etc…


Debemos preparar nuestro organismo para facilitar la destrucción de las levaduras y la eliminación de las toxinas que se generen cuando se destruyan las levaduras. En esta fase es fundamental el apoyo de la dieta para evitar el aporte nutriente a las levaduras y por tanto frenar su desarrollo. Es importante eliminar de la dieta los hidratos de carbono y azúcares (principal fuente de alimento para las cándidas), fruta, la leche y todos los derivados lácteos, levaduras (frescas o secas), hortalizas ricas en hidratos (patatas, boniatos, calabaza), setas y champiñones, frutos secos, harinas refinadas, productos fermentados. Podemos ayudar a nuestro organismo a facilitar la depuración mediante fitoterapia, utilizando productos drenadores hepático biliares que estimulen la desintoxicación, como es el caso de la alcachofa o el cardo mariano, que facilitan la secreción biliar hacia la luz intestinal y la regeneración hepática. Además podemos utilizar enzimas digestivas que faciliten la digestión de los alimentos y la mejor absorción de nutrientes, evitando además la sensación de pesadez que podemos encontrar en esta primera fase. Para facilitar la limpieza intestinal, tanto de restos tóxicos como de exceso de bacterias no beneficiosas, debemos asegurarnos de ingerir una cantidad suficiente de fibra en la dieta, para lo que podemos utilizar alimentos integrales, salvados, etc. Aunque en estos casos lo mejor es recurrir a preparados con fibras y fructo-oligosacáridos que limpien y preparen nuestro intestino. Podemos utilizar pectinas, psyllium, fibras de avena y guisante (muy indicada para intestinos más sensibles), pero nunca se deben utilizar laxantes o purgantes más drásticos (sen, cáscara sagrada, salvado de trigo). Fundamental ingerir liquido abundantes, y si además conseguimos que sea un líquido alcalino que evite la acidificación de nuestro organismo, como es el caso del agua de coral, evitaremos la acidosis tan promotora de estados patológicos. Esta fase puede durar entre 2 y 4 semanas.

Eliminación de la cándida: una vez que nuestro organismo está preparado para liberarse de las tóxinas liberadas en el tratamiento podemos comenzar con el ataque a las levaduras. La fitoterapia nos presenta algunas alternativas antifúngicas que pueden ser muy útiles en el tratamiento de la cándida. Encontramos entre otros: aceite de ajo, extracto de semilla de pomelo, pau d’Arco, aceite de orégano, tomillo, etc. Además encontramos otros principios activos como vitaminas y minerales que mejoran la actividad antifúngica de estos fitoterápicos: ácido caprílico, zinc, vitamina C, vitmaina B6, betacarotenos. Los mejores resultados se obtienen al combinar y alternar los antifúngicos.  Debemos también, en los casos que tengamos respuestas de nuestro organismo a los excesos de toxinas liberadas por la destrucción de la levadura, que facilitar la desintoxicación, para lo que podemos utilizar chlorella o molibdeno, junto con la ingesta de abundante líquido para facilitar el drenaje de las toxinas. Esta fase puede durar de 3 a 9 semanas, siendo siempre mejor pasarnos de precavidos, que no destruir todas las cándidas.

Reequilibrio del sistema: una vez que hemos eliminado tanto las levaduras como sus restos necesitamos devolver a nuestro organismo su estado ideal. Para ello podemos utilizar sustancias como los probióticos, que se encargan de repoblar nuestro sistema digestivo y nos otorgan una gran barrera defensiva, los ácidos grasos esenciales omega 3, que evitan la acción de sustancias proinflamatorias y favorecen la circulación de nutrientes por el torrente sanguíneo, mejorando además la permeabilidad de las membranas celulares¸ y por la pérdida de nutrientes de las fases anteriores es necesario un complejo multivitamínico y multimineral. En el caso de las candidiasis vaginales es importante además repoblar la flora vaginal beneficiosa para lo que podemos utilizar óvulos y comprimidos vaginales a base de probióticos. Si existen muchas molestias en la zona como picor e irritación es muy útil emplear lavados con agua con bicarbonato, y utilizar tres gotas de aceite esencial de árbol del té. Esta fase dura entre 4 y 6 semanas.

Reparación de los daños causados: estos procesos patológicos provocan gran cantidad de daños que necesitamos reparar, como es el caso de la mucosa intestinal, que podemos reestructurar con vitamina A, incluso mejora alteraciones dermatológicas, ácidos grasos esenciales, omega 3 y 6, e incluso el omega 7 si los daños dermatológicos son más marcados. Para esta etapa, según los daños provocados por la candidiasis, podemos emplearla unas 4 semanas. Además de los principios activos dirigidos sobre nuestro organismo y su respuesta a la infección, o hacia el agente patógeno podemos seguir una serie de recomendaciones que nos faciliten el tratamiento y evite la recidiva:

• Dieta antifúngica: debemos seguir una dieta que evite aportar los nutrientes a las levaduras, y una vez superada la enfermedad, incorporar de forma paulatina y con seguimiento alimentos como frutas y verduras, para controlar que su ingesta no nos provoca reinfecciones.

• Ejercicio diario: mantiene nuestro sistema inmune alerta para evitar las infecciones.

• Higiene íntima adecuada: no es recomendable el uso de compresas y tampones de materiales sintéticos. Como tampoco lo es utilizar jabones, jabones íntimos, geles, toallitas higiénicas, en el lavado de los genitales. Siempre es mejor utilizar agua hervida con bicarbonato, que además de regular el pH vaginal, sirve como higienizante.


Fuentes: DMedicina.com, Biosalud.org, Quiero medicina natural.com



Aviso
La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.

Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html



miércoles, 2 de octubre de 2013

MENOPAUSIA




La menopausia es el resultado del desequilibrio hormonal por el que la mujer deja de ovular y, por tanto, de tener la regla.  Aunque indica el fin del periodo reproductivo. En cuanto a la edad, no hay norma fija, pero las estadisticas indican que en las mujeres españolas se produce alrededor de los 50 años, aunque la perimenopausia empieza en uno o dos años antes.


No obstante, se está constatando el incremento de casos a edades mucho más tempranas (en tono a los 40 años).  Ya sea una menopausia natural, porque los óvulos se agotan por alguna alteración genética, por radiaciones o enfermedades ginecológicas, como la endometriosis) quirúrgica (por la extirpación de ambos ovarios, y a veces incluso el útero) o médica (desencadenada por tratamientos que afectan a la función del ovario, como la quimioterapia empleada para tratar el cáncer).


Por ello, los controles ginecológicos periódicos son imprescindibles a partir de los 35 años, con ecografías y citologías anuales, mamografías, análisis hormonales y de marcadores tumorales en personas de riesgo, y si es preciso, densitometrías.
Con la llegada de la menopausia empieza una nueva etapa de la vida. Para algunas mujeres se trata de una fase plenamente satisfactoria, para otras es más sintomática.

En la actualidad , hay mas de 10 millones de mujeres en edad menopáusica en España. el 75% presentan algún tipo de síntomas relacionados con ella. A medida que la mujer va llegando al fin de la edad reproductiva, experimenta una disminución progresiva de la función ovárica (gametogénica y esteroidogénica); a esto se le denomina climaterio y va aproximadamente de los 35 a los 65 años de edad. El Síndrome de Climaterio, es un conjunto de síntomas y signos que anteceden y siguen a la menopausia, como consecuencia de la declinación o cese de la función ovárica. El tiempo promedio entre el inicio de las alteraciones menstruales del climaterio y la menopausia es de cuatro años.

La menopausia es un momento delicado para la mujer tanto física como psicológicamente. En esta etapa aumenta el riesgo de sufrir problemas como la osteoporosis, problemas cardiovasculares, incontinencia urinaria, sofocos, trastornos de ansiedad. Por eso se recomiendan incorporar hábitos saludables, ejercicio, técnicas de relajación, caminatas diarias, evitar el tabaco, el alcohol, tener una alimentación equilibrada, fortalecer el suelo pélvico, aporte de complementos alimenticios con vitaminas y minerales como vitamina D, Calcio, Vitamina E, magnesio, omega 3, entre otras, para prevenir ó minimizar los síntomas. Si quieres llegar a la madurez con cero complicaciones y calidad de vida, te recomendamos adoptar estos hábitos de vida saludable

Síntomas

Los síntomas varían de una mujer a otra y pueden durar 5 años o más. En algunas mujeres los síntomas pueden ser peores que en otras. Los síntomas de la menopausia quirúrgica pueden ser más graves y empezar más repentinamente.

Lo primero que usted puede notar es que sus períodos empiezan a cambiar. Éstos pueden presentarse con mayor o con menor frecuencia. Algunas mujeres pueden tenerlos cada tres semanas. Esta situación puede durar de uno a tres años antes de que cesen por completo.

Los síntomas comunes de la menopausia abarcan:
  • Períodos menstruales menos frecuentes y que finalmente cesan.
  • Latidos cardíacos fuertes o acelerados.
  • Sofocos, usualmente peores durante el primero y segundo año.
  • Sudores fríos.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Problemas para dormir (insomnio).
  Otros síntomas de menopausia pueden abarcar:

Disminución del interés sexual; posiblemente disminución de la respuesta a la estimulación sexual.
  • Olvido (en algunas mujeres).
  • Dolor de cabeza.
  • Cambios en el estado de ánimo, entre ellos, irritabilidad, depresión y ansiedad.
  • Escapes de orina.
  • Resequedad vaginal, relaciones sexuales dolorosas.
  • Baja libido.
  • Infecciones vaginales.
  • Dolores articulares.
  • Latidos cardíacos irregulares (palpitaciones).
  • Aumento de peso y cambios metabólicos.
  • Osteporosis.
  • Problemas cardiovasculares.
No debemos olvidar que los factores de riesgo ligados a los hábitos de vida como fumar, llevar una vida sedentaria, obesidad o el estrés desempeñan el papel más importante en la aparición de complicaciones cardiovasculares. 

Por ello, es importante, que con la pérdida de estrógenos la mujer controle su estado cardiovascular realizándose revisiones frecuentes y recibiendo el tratamiento adecuado para su caso particular, además de procurar llevar una vida sana y una alimentación equilibrada. 

En principio cualquier mujer en edad menopáusica es candidata a recibir THS (Tratamiento Hormonal Sustitutivo) siempre y cuando sus beneficios superen sus posibles riesgos.

Esta valoración y la posterior administración de la THS debe realizarla un especialista. Sin embargo, para aquellas mujeres en las que el tratamiento hormonal sustitutivo no es adecuado, existen tratamientos alternativos que deben emplearse de forma individualizada, en función de las necesidades de cada mujer.

En Laboratorios Nale tenemos una linea de productos enfocada para mejorar su calidad de vida relacionados con la Menopausia y otras patologías.


Fuente: Asociación Española de Estudio para la Menopausia. Medline Plus.



Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.

Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html