martes, 2 de diciembre de 2014

Resfriados, Prevención y Consejos


Con la llegada del frío y los cambios bruscos de temperatura, nuestras defensas se resienten.  Ello, sumado al aumento de la proliferación de virus que se preservan en ambientes fríos, nos hace vulnerables a los resfriados invernales o la gripe. La Organización Mundial de la Salud explica que, para la mayoría de ciudadanos occidentales, resulta casi inevitable resfriarse dos o tres veces al año.


Resfriado ó Gripe

Conocer los síntomas de cada patología te ayudará a poner tratamiento y evitar complicaciones como la neumonía.  El resfriado es una infección leve de nariz y garganta que lo puede causar más de 200 tipos diferentes de virus, mientras que la gripe es una infección de las vías respiratorias causada por un tipo de virus concreto, que va mutando.

Otra diferencia es la estacionalidad, ya que mientras la gripe empieza en aparecer en noviembre hasta la primavera los catarros pueden aparecer durante todo el año, aunque en verano son menos frecuentes.

La sintomatología habitual de un catarro son dolor faríngeo, congestión nasal, mucosidad, tos y estornudos.

La diferencia clave es que la gripe se caracteriza por la presencia de fiebre alta y dolor de cabeza, y dura mas días; el inicio es brusco y la recuperación se prolonga sobre los diez días, mientras que un resfriado tiene un proceso de cuatro días aproximadamente.

No hay cura para un resfriado o para la gripe.  Los antibióticos no sirven para tratar los virus, aunque si existen algunas indicaciones médicas para sobrellevar los síntomas: Beber abundante líquidos, hacer reposo y emplear un humidificador. Los analgésicos, los antitusígenos ó descongestionantes pueden aliviar, pero debe ser un profesional quien indique cual es más conveniente y las cantidades a administrar.

Los principales medicamentos para este tipo de infecciones son: Descongestionantes nasales, antitusígenos, expectorantes y mucolíticos, antihistamínicos y analgésicos o antitérmicos en el caso de la gripe.


Prevención

Cuidar los pies: Un estudio realizado por la Universidad de Cardiff, descubrió que meter los pies en un barreño con agua fría, llegaba a duplicar las posibilidades de padecer un resfriado, algo que comprobaron tras someter a noventa estudiantes.  Al parecer nuestras abuelas, cuando nos advertían del peligro de andar descalzos, estaban en lo cierto.

Lavar las manos: Está demostrado, que los constipados y gripes se contagian por contacto directo. A más vida social, más probabilidad de padecer una infección. Se recomienda lavarse las manos con frecuencia, frotar bien y usar jabón, esta reduce hasta 50% la incidencia de infecciones respiratorias y digestivas.

Relajarse:  El estrés afecta muy negativamente al sistema inmunológico. Cuando estamos nerviosos o tristes, este se debilita, haciéndonos vulnerables a contraer los virus e infecciones.  El estrés y el cansancio disminuyen la producción de interleucinas con lo que es más fácil contraer un resfriado con síntomatolog¡a mas fuerte.

Dormir: Dormir mínimo ocho horas y tener un descanso de calidad refuerza el sistema inmunológico, que es el encargado de protegernos de las agresiones externas.

Evitar fumar y beber: Ya que el fumar inflama la garganta y el alcohol deshidrata el organismo lo que favorece las infecciones.

Evitar los espacios cerrados: Hospitales, aeropuertos y el transporte público, son lugares proclives para contraer los resfriados, por la aglomeración de gente. re recomienda espacios al aire libre.

Buena alimentación: Esta comprobado que una persona bien nutrida, tendrá una inmunidad natural de mayor calidad para hacer frente a los virus externos.
El ajo es un antibiótico natural que protege nuestro organismo de un gran número de infecciones, gracias a su contenido en alisín, ajoene y tiosulfinatos, además la ingesta de vitamina C, verduras a diario y proteínas de calidad, nos hará más fuerte y esquivos de los virus.

Los alimentos ricos en vitamina C han estado siempre vinculados a la prevención del catarro. frutas como el kiwi, la naranja, la fresa, el mango, la papaya, además de verduras, espinacas y coliflor debe consumirse frecuentemente, además de proporcionar vitaminas, fibra y antioxidantes ayudarán a contrarrestar el aumento de grasas e hidratos que el cuerpo pide con frío. El selenio presente en los alimentos como el huevo y los cereales completos, las legumbres, la carne y los pescados, y el zinc cuyas principales fuentes alimentarias son el hígado, el queso curado, los mariscos, las legumbres, el huevo y los frutos secos.

Homeopatía y Fitoterapia: Los tratamientos homeopáticos y fitoterapéuticos fortalecen las defensas del sistema inmune para prevenir contagios, son muy útiles tomarlos cuando estamos expuestos a situaciones de contagio ó como tratamiento preventivo en épocas de frío cuando el riesgo es mayor.

En otoño, el cuerpo necesita fortalecer sus defensas, combatir el estrés y proveerse de energía. La jalea real estimulante recomendado para reforzar el sistema inmunitario tras un fuerte desgaste de energía. El polen, rico en vitaminas y minerales, estimula el apetito y combate estados de debilidad. La levadura de cerveza protege la salud de la piel y evita el estrés, y el germen de trigo es la mejor fuente de fibra. El própolis, que es una sustancia natural elaborada por las abejas y tiene propiedades antivirales y antimicrobianas. La equinacea purpúrea utilizada de manera natural ó en complemento alimenticio, por estimular el sistema de defensa inmunitario.



Fuente: Salud total, www.medicosymedicinas.com, Eva Caballero.


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo tiene fines informativos y educativos. No pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o trastorno en su salud. 

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.

Las indicaciones de los productos son exclusivamente para ser valoradas por especialistas competentes y facilitar la prescripción de los mismos. Sí Ud. no es un profesional consulte siempre a su médico o especialista.
Para mas información acerca de nuestro producto, puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.laboratoriosnale.com/contactar.html












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por suscribirte y comentar en nuestro blog.